Sobre los muros de mi ciudad... / Serie: Escríticos

Del arte y la apropiación del espacio público admiro las ciudades que visibilizan desde la parte administrativa el valor de una pintura y su simbología, la expresión de una mano, guiada por un cerebro que tiene algo por decir a un ojo con curiosidad.

Admiro una burbuja social con una forma auténtica , color y mucha textura; esas que dejan perplejo el rostro de un visitante al entablar una relación interpersonal entre el muro, el mensaje y sus ojos, ese mismo muro que le ayuda a un habitante a construir historias diferentes para escapar por segundos de la rutina.

Alguien mientras viajaba a su hogar los 7 días de la semana, se encontraba la pintura de la misma ave sobre el mural del mismo edificio, en la misma esquina junto al mismo semáforo... pudo pensar en su sonido el lunes, el martes en su color y plumaje, el miércoles imaginó ver su particular manera de volar, el jueves se preguntó por su manera de conseguir alimento, el viernes pensó en su baile de cortejo, el sábado creyó ver una manada de su especie y el domingo con la misma pintura se estremeció creando en su cabeza una imagen de sus polluelos.

A eso es lo que llamo arte, a la capacidad de reflejar un universo en una expresión, con el objetivo de ser percibida por un colectivo; llamo arte a aquello que tiene forma y fondo, que es tan superficial como profundo y tan estético como intencional.

Admiro la administración de ciudad que tiene dos dedos de frente para reconocer el espacio público como un espacio para el público; el público de la ciudad es el caminante que la camina expectante buscando un punto rojo para analizar y poner su cerebro a maquinar.

Me cuesta confiar en una ciudad gris sin espacio para el público, que no reconoce el arte como parte y lo llama "vandalismo", que no brinda al público el espacio que le pertenece; ciudad conservadora que quiere coger el agua derramada con las            manos enmayadas.

Déjeme decirle ciudad gris, que usted no controla el deseo de expresión; ...aunque si lo puede transformar en lo que usted desea (vandalismo); ¿sabe porqué?.

Porque el artista necesita tiempo y espacio para la expresión. Usted con sus uniformados le quita el pigmento, pero no la herramienta; esto transgrede el mismo arte para volverlo expresión insana y egocentrista, intentando rayar antes de que el uniformado ponga su mano encima.

Debe rayar tan rápido que a duras penas puede poner un seudónimo que dentro de su oscuridad cree que lo identifica y lo engrandece, provocando a otros "artistas" (que es a quienes yo llamo canallas)       a hacer lo mismo, buscando pantalla, alavanzas y marcando territorio insignificantemente.

Por eso tenemos muros grises llenos de alter-egos territoriales y dominantes, que en conjunto hacen muros vacíos, muros que no dicen nada; con rayas que el caminante observador no logra digerir, por tanto... no lo representan y esa falta de pertenencia le quita el valor estético fugaz que puede llegar a tener en sí, reduciéndolo a simples rayones hechos por "vándalos".

A los muros de ciudad intervenidos por verdadero arte les agradezco la vida que reflejan y la puerta a otras dimensiones que le han regalado a mi mirada, agradezco a ellos ayudarme a diferenciar entre una mano inquieta y un alma oprimida, entre un ego-centrista y alguien pidiendo ayuda. Yo por mi lado escribo esto para decirle al que escribió "Boston Com8pte"(img,1) que lo admiro, y que gracias por enviar ese grito de ayuda, que aunque muchos lo ignoren y lo llamen vándalo, yo sé que está combatiendo y no está disfrutando esa guerra inventada para la cuál ha sido reclutado en la comuna 8, que pienso en él y lo considero un artista, que me siento parte de ese combate y que pido por oportunidades en su vida que lo eximan de ese infierno y siga entregando mensajes como me lo entregó ahí... a mi.

Para finalizar le digo al ego-centrista(img,2) que es de mala educación hablar con la cabeza vacía, que lo que hace es reflejo de una sociedad conservadora y oprimente, que lo que escribe no me identifica, que la ciudad también es mía y que por favor primero destruya los muros de su propia casa hasta que encuentre palabras que construyan vida.

 

img1

img1

img2

img2