Mi espacio, su espacio.

En esa "cárcel" del fondo vive alrededor del 90% de la población de un planeta...
Una población cohibida, con miedo a unos verdugos que tienen miedo de otros verdugos,y así sucesivamente hasta llegar a los verdugos que le temen al sí mismo.


- Ella no, ella no teme, ...tan sólo aguanta, finge no ser partícipe del "círculo"... ¿sabe porqué? porque ella sabe que "ese"¡no es el círculo!; 

mientras tanto, aquél falso círculo dominante se va derrumbando dentro de mi como una fila de dominoes cayendo uno sobre otro; y de pronto...  ¡Mierda! perdí mi "inocencia".

 ¡Nah!, no se preocupe que la naturaleza lo acolcha hoy y mañana, además... ¡lo cobijará!, crea en ella, ella representa la simbología que el individuo ha llamado "Dios", es lo que somos, de donde venimos, donde estamos y a donde vamos.

Póngasela de collar siempre y camine por esa "cárcel" tranquilo, recuerde antes de señalar a alguien, empezar por mirar al sí mismo, verá el collar y entenderá... ¡que el 70% no se ha puesto el collar, y el otro 20% lo dejó en un empeñadero!.

haga silencio y muéstrele su collar, ese espacio ingrávido tan mío como suyo le expulsará pequeños objetos espaciales que le ayudarán a recordar dónde empeñó su propio collar; ojalá le alcance el paso y el tiempo para llegar de nuevo a él.